La Ruta del Vino de Rueda, nombrada Mejor Ruta del 2014

Se ha impuesto en la votación final a otras rutas e itinerarios culturales, de senderismo o naturaleza.

La Ruta del Vino D.O. Rueda se ha alzado con la mención de Ruta del Año 2014 tras imponerse en una apretada votación final al resto de recorridos turísticos finalistas en el certamen organizado por TURINEA. Después de tres meses de concurso, esta propuesta de enoturismo que transcurre por el corazón de Castilla y León, ha sido la elegida entre las 340 propuestas de rutas por los usuarios del portal referencia de turismo temático en España.

La Ruta del Vino D.O. Rueda empieza su andadura a primeros de este año. Hoy en día abarca el sur de la provincia de Valladolid y comprende las localidades de Rueda, Medina del Campo, Mancomunidad Tierras de Medina, La Seca, Serrada, Tordesillas, Olmedo, Matapuzuelos, Pozaldez, Villaverde de Medina y Nava del Rey. Próximamente se irá ampliando a nuevos territorios, hasta comprender la zona geográfica correspondiente a la Denominación de Origen Rueda, incluyendo también parte de Ávila y Segovia. Actualmente cuenta con 66 socios y es la tercera Denominación de Origen vitícola del país detrás de Rioja y Ribera del Duero. Agrupa tanto bodegas como recursos turísticos diversos (alojamientos, restaurantes, empresas de actividades…). Destaca su componente gastronómica y su Patrimonio Histórico.

Algunas de sus bodegas son auténticas joyas etnográficas subterráneas que han llegado hasta nuestros días desde la Edad Media. Se entremezclan con otras en donde se conjuga modernidad e innovación a partes iguales. La Ruta se complementa con numerosas propuestas de hoteles, restaurantes, enotecas y comercios especializados que, en conjunto, acercan al visitante la riqueza paisajística, medioambiental y cultural de un territorio muy ligado históricamente a la cultura del vino.

Un turismo más allá de los 5 sentidos

El viento rozando nuestra piel, el olor a tierra mojada, paisajes que parecen sacados de un cuento, el canto de los pajaros al alba y el sabor afrutado de un buen vino en nuestro paladar, son sólo algunas de las sensaciones más placenteras que nos regala el enoturismo.

Visitar las Bodegas Hijos de Alberto Gutiérrez, no sólo se convierte en una escapada interesante, sino en una experiencia 100% sensitiva. Los matices de la tierra, la cultura e historia de la bodega se funden con el visitante para hacerle desconectar de su rutina, dejar volar sus emociones y abrir la mente a lo que está por descubrir.

Pasear entre paredes con cientos de años y cientos de historias llega a despertar en el invitado emociones que le recuerdan  momentos pasados o incluso que despiertan su imaginación creando  nuevas historias. Los pasadizos de la bodega subterranBodega_subterranea_dealbertoea intensifican la percepción de los  sentidos del turista. En ellos reposan los vinos y se guardan los secretos más valiosos de su elaboración y conservación. La humedad de las pareces, la baja temperatura, la acústica, el olor del vino en sus cubas, los detalles de la construcción y su luz teue convierten a los enoturistas en los propios protagonistas de las historias de nuestro guía . ‘Es como un viaje en el tiempo’ ‘Sólo de pensar que los mismos Frailes Dominicos ya paseaban por estos mismos pasillos hace cientos de años, me estremezco’ son algunos de los testimonios que han dejado nuestros visitantes.

Al finalizar la visita, mientras se realiza la cata de los vinos junto con el grupo o  de manera individual, se intensifican los olores, el gusto y las sensaciones al entrar en contacto el líquido con nuestros 5 sentidos. Muchos de ellos han descubierto que necesitan quedarse en silencio por unos segundos para saborear el momento y todos sus matices. La magia del enoturismo se encuentra en que cada persona lo vive y siente de manera difente, incluso visitando la misma bodega varias veces, cada ruta será única. Y sin duda, la sensación que sentirá cuando vuelva a probar uno de nuestros vinos no será lo mismo.  Descubrirá por qué el enoturismo se le llega a catalogar de ‘experiencia extrasensorial’.

Vinos con Historia

Bodegas Hijos de Alberto Gutiérrez es la historia de una empresa viva, con corazón, dedicada desde hace 350 años a producir vinos de inconfundible personalidad.

Expediente desamortización de Mendizabal de la hacienda dominica de San Pablo en Serrada.  <A href='http://www.colorico.xyz' TITLE='color scheme'><figcaption id=Valladolid ( A.H.P.V. HACIENDA CAJA 1323)» src=»http://vinumetvinnas.files.wordpress.com/2012/12/imagen-13.png?w=206″ width=»206″ height=»300″ /> Expediente desamortización de Mendizabal de la hacienda dominica de San Pablo en Serrada. Valladolid ( A.H.P.V. HACIENDA CAJA 1323)

Ubicada en Serrada, Valladolid, la Bodega se encuentran en plena Ruta de Isabel la Católica. Heredera de una tradición de más de tres siglos, tal y como consta en el documento de otorgamiento firmado por el Rey Carlos II a la Orden de los Dominicos (1697), destacados elaboradores de vinos de calidad. La desamortización de Mendizábal en el siglo XIX hizo que los bienes de la Iglesia pasaran a particulares, como es el caso de la Bodega.

Los pasadizos de su bodega subterranea esconden fórmulas, la cultura de un pueblo y los secretos de la historia de una de las familias de mayor antigüedad en la villa.

Cultura, tradición e innovación se funden en la Historia de Bodegas Hijos de Alberto Gutiérrez , la cual avanza con optimismo hacia un futuro ilusionante. Con la incorporación de la tercera generación familiar, la firma apuesta por el conocimiento  del mercado, una estricta política de calidad  y la capacidad de innovación de las nuevos perfiles profesionales y especializados.

La gran inversión en tecnología ha deparado el salto cualitativo por lograr unos vinos en constante búsqueda de la excelencia.