Vino para combatir la caries

 

vino_chica_sonrisa

Según los últimos estudios del Instituto de Investigación de la Universidad Autónoma  de Madrid, publicados en el “Journal of Agricultural and Food Chemistry”, dos copas  de vino tinto al día atacan directamente a las bacterias de la boca y previenen la caries.
El Dr. Gómez Oliver afirma que “el vino contiene polifenoles, antioxidantes naturales  que disminuyen y retrasan la formación de placa dental. El hecho de tomar vino, es  positivo para la salud de nuestra boca. ¡Quién lo hubiera dicho hace unos años! La  enfermedad dental más común, la caries, se puede combatir… ¡bebiendo vino!”.

Para mantener una boca envidiable, lo mejor es seguir estas pautas: “Es importante una dieta sana, alejada de los azúcares e hidratos de carbono, un buen cepillado después de cada comida y asistir periódicamente al odontólogo. Si a esto le sumamos una buena genética dental, el resultado será espectacular”. “Nuestra boca dice mucho de nosotros. Una sonrisa sana y bien cuidada es nuestra mejor carta de presentación frente al mundo”, concluye el Dr. Carlos Gómez Oliver.

 

¿Cómo afecta el vino a nuestra salud?

Por todos es sabido, que el exceso de productos que contienen un porcentaje de alcohol son perjudiciales para la salud. Sin emabargo, en el caso del vino la regla no se aplica estrictamente igual. Tras varios estudios realizados por el sector sanitario y de nutrición, se ha confirmado que el vino tiene propiedades saludables y su consumo de forma moderada puede aportar beneficios para la salud.

Algunos de estos componentes son antioxidantes, concretamente se llaman polifenoles. Las investigaciones indican que los polifenoles pueden tener capacidad antioxidante con potenciales beneficios para la salud. Podrían reducir el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares y cáncer. Los diferentes estudios que se han ido realizando en los últimos años han puesto en evidencia el efecto beneficioso del consumo moderado de vino tinto.

Ahora que se acerca la ‘operación verano’ la mayoría de las dietas elimina todo tipo de bebidas espirituosas, sin embargo recomiendan que para evitar la ansiedad de la palabra ‘Prohibición’ cuando salen a tomar algo con los amigos, pueden tomarse hasta dos copas de vino tinto sin alterar los resultados del régimen.

¿Cómo reacciona el Vino frente a las enfermedades?

En el caso de enfermedades cardiovasculares, componentes del vino titno como los flavonoides, por sus propiedades antioxidantes, tomados con moderación, ejercen un efecto protector contra enfermedades de este tipo.   Por ello, es altamente recomendable, el consumo de un vaso de vino tinto al día. En aquellas que son de tipo tumoral, el resveratrol tiene un efecto tumoricida in vitro, es decir, es capaz de inhibir el crecimiento de células tumorales. Se ha descrito esta actividad “in vitro” en tumores de mama, próstata y leucemias. Un estudio reciente ha mostrado el papel protector del consumo de uno o dos vasos de vino tinto al día frente al cáncer de pulmón en fumadores.

Hay que destacar que estos efectos descritos se han visto con vino tinto y con su consumo moderado (uno o dos vasos al día). Se considera que 40 gramos de alcohol al día (1/2 litro) para el hombre y 20 gramos (1/4 litro) para la mujer son cantidades que el organismo puede metabolizar. No obstante, el nivel de toxicidad para el alcohol depende de distintos factores; la edad de la persona, su complexión corporal, su estado de salud o si ha consumido o no alimentos junto con la bebida alcohólica. Por este motivo, dado que el vino no solo tiene sustancias beneficiosas, las personas habituadas a beber vino deben saber que no es saludable tomar más de dos vasos al día (125 cc cada vaso). Tomar mayor cantidad comporta más perjuicio que beneficio.