Brindis, origen y tradición.

Después de la tradición de las 12 uvas, uno de los gestos más significativos en las celebraciones navideñas es el Brindis. A él se le atribuyen deseos y celebraciones.

Muchas son las versiones que explican el nacimiento de este gesto tan emotivo en las reuniones. Algunos de ellos los sitúan en tiempos de los griegos, y tiene que ver con la muestra de confianza que el anfitrión ofrecía a sus invitados.Bodegas de Alberto Brinda a tu salud.

En los grandes banquetes y convites que las clases altas organizaban para su deleite o en honor de alguien, los criados servían en las copas a todos los invitados y el anfitrión alzaba su copa y tomaba un trago, como señal de que aquella bebida era buena y no tenía veneno alguno.

Según la cultura se observan algunas variaciones en esta tradición. Algunos tan solo alzan la copa, otros las chocan ¿Y qué dice la historia? Uno de los testimonios más avalados, es que el choque de las copas tenía la función de “salpicar” y mezclar el contenido de ambas copas, sobre todo entre los monarcas y los nobles, que utilizaban estos métodos para eliminar rivales, para demostrar que no se ofrecía ningún tipo de bebida envenenada.

Se dice que con el brindis se celebra la bienvenida al nuevo año y se dejan atrás los momentos que se quieren olvidar, se aprovecha para recordar los buenos instantes y se dan comienzo a los deseos del próximo año. El tipo de bebida para brindar es muy personal. Sin embargo, dependiendo del momento de la celebración en la que lo hagamos se recomienda usar un tipo determinado de vino. Si se hace al comienzo, se suele utilizar un vino blanco, fresquito, acompañando un entrante o aperitivo. Si se realiza durante la comida, se suele realizar con un vino tinto o rosado. Sin emabargo, si se hace al finalizar el evento se suelen usar un tipo de bebida espumosa tipo cava o champán. Pero como hemos adelantado, es una cuestión personal y cada uno brindará con la bebida que desee.

Sin duda las buenas intenciones no faltan para dar comienzo al nuevo año. Pero, ¿se recuerdan y se cumplen todos las proposiciones que se hacen en este momento? Os proponemos que en una de las botellas de vino descorchadas o con la que brindéis al iniciar el año, todos los presentes escribáis vuestros deseos para el 2013 y el año que viene como ejercicio de reflexión y diversión descubráis si realmente se cumplieron.

Categorías